París




París no ha cambiado pero hoy lo veo distinto.
Ya no lo miro con los ojos tristes del violinista,
hoy lo veo con el color de las flores,
de las risas de los niños que hoy es también mi risa.


París no ha cambiado pero ya no es gris mi mirada,
es azul como el cielo de hoy, es verde como los parques,
es roja como todo lo que me une a esta ciudad.


Suspiro y siento su olor,
nuevamente.


París no ha cambiado y yo hoy formo parte de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.